Historias de la Noche

31 01 2011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pérez y Moyá se dirigen a la cola de taxis situada a la puerta del Cultura. Moya se sube, como no podía ser de otra manera, al que tiene más cerca. El taxista nos indica que vayamos al primer taxi de la cola. De camino,  Moyá se para ante dos adolescentes que se comen un perrito caliente y les pide si puede pegarle un bocado ( al perrito).  Con la boca llena se sube al taxi, que arranca en dirección a plaza Fortí.  De repente Moyá me dice…

– ¿Has sido tú?.

Le digo que no, aunque no se a que se refiere…

-Entonces me lo he tirado yo…

El taxista muy serio, nos dice.. . A que os bajáis ahora mismo del taxi!

Silencio. Moyá, muy lentamente, baja la ventanilla para airear ese viciado habitáculo, mientras se queja amargamente…” Encima de que le he dado parte de mi Producto Interior Bruto…”

Tengo un hijo y espero otro.  No me merezco que me echen de un taxi por un pedo de Moyá.

 

 

 

Anuncios