torrada piscinera

28 07 2008

soy martí,mis abuelos se van a menorca,es el momento de hacer una torrada en palmanyola.si os apetece apuntaros decidme si os va mejor el sabado 2 o el domingo 3.hay piscina para “adultos” y para pequeños.seria a partir de las 12h y cada uno se trae lo suyo.perdonad la ortografia pero es que tengo tres meses y mi papi solo me enseña cosas de numeros.

Anuncios




Alegria

27 07 2008

Cau es sol de s’horabaixa dins s’horitzó,
damunt la mar arrissada es avions.
Cau es sol de s’horabaixa vermell i calent,
me sala i m’arengada sa pell.

Es penyasegat
i una pluja suau de pols estelar.

Cau es sol de s’horabaixa i plàcidament
sa gent se dutxa i ompl es carrers.
Cau es sol de s’horabaixa dins es meu cor,
tothom m’estima i jo estim tothom.

Falla sa corrent,
ses fireres no vendran cacauets.

Alegria, ses velles se xapen de riure,
es dies s’acaben, i es fars il.luminen
ses góndoles entre ses cases.

Alegria, ses òrbites en sincronia,
i es ovnis se pinyen i deixen un cràter
per sempre dins sa meva vida … alegria.

Cau es sol de s’horabaixa dins s’horitzó,
damunt la mar arrissada es avions.
Cau es sol de s’horabaixa vermell i calent,
me sala i m’arengada sa pell.

Es municipals, és evident,
fan aparcar bé a sa gent.

Alegria, ses velles se xapen de riure,
es dies s’acaben, i es fars il.luminen
ses góndoles entre ses cases.

Alegria, ses òrbites en sincronia,
i es ovnis se pinyen i deixen un cràter
per sempre dins sa meva vida …

Alegria, ses velles se xapen de riure,
es dies s’acaben, i es fars il.luminen
ses góndoles entre ses cases.

I alegria …

Dimecres 13 d’agost a Porreres

http://es.youtube.com/watch?v=y7YzZMhE7D0





concert pop a inca

25 07 2008

avui vespre a sa plaça mallorca de inca hi ha concert gratuit





El espíritu de África

20 07 2008

Hace unos años pasé la nochebuena en compañía de unos amigos en el Parque Nacional de Mikumi, en el interior de Tanzania. La tarde era cálida, agradable, sin viento. En un claro en medio de la selva, sin más protección que el cielo, había dispuestas varias mesas. Y sobre ellas, pescado frito, arroz, tomates y pombe, la cerveza local. Ardían las velas, las antorchas y las lámparas de petróleo. Reinaba un ambiente distendido y agradable. Como suele pasar en África en ocasiones semejantes, se contaban chistes e historias graciosas. Habían acudido allí ministros del gobierno tanzano, embajadores, generales, jefes de clanes. Era más de medianoche cuando sentí que la impenetrable oscuridad –que empezaba justo detrás de las mesas iluminadas- se mecía y retumbaba. No por mucho rato. El ruido aumentaba por momentos, hasta que de las profundidades de la noche emergió un elefante, justo a nuestras espaldas. Ignoro si alguien de entre vosotros se ha topado con uno cara a cara, no en un zoo o en un circo, sino en la selva africana, allí donde el elefante es el terrible amo del mundo. Al verlo, la persona es presa de un pánico mortal. El elefante solitario, apartado de la manada, a menudo se halla en estado de amok y es un agresor frenético que se abalanza sobre las aldeas, arrasando chozas y matando a personas y animales.

El elefante era realmente grande, tenía una mirada penetrante y perspicaz y no emitía sonido alguno. No sabíamos qué pasaba por su tremenda cabeza, qué haría al cabo de un segundo. Tras quedarse parado durante un rato, empezó a pasearse entre las mesas, en cuyo derredor reinaba un silencio sepulcral: todo el mundo, inmóvil, estaba paralizado por el terror. Nadie osaba moverse, no fuera a ser que aquello liberase la furia del animal, que es muy rápido; no hay forma de huir de un elefante. Aunque por otro lado, al quedarse sentada quieta, la persona se exponía a que la atacase; en tal caso moriría aplastada bajo los pies del gigante.

De modo que el paquidermo se paseaba, contemplaba las guarnecidas mesas, la luz, la gente petrificada… por sus movimientos, por sus balanceos de cabeza, se adivinaba que aun vacilaba, que le costaba tomar una decisión. La cosa se prolongó hasta el infinito, durante toda una gélida eternidad. En un momento dado intercepté su mirada. Nos escrutaba pesada y atentamente, con unos ojos que expresaban una profunda y queda melancolía.

Al final, después de dar varias vueltas a las mesas y al prado, nos abandonó: se apartó de nosotros y desapareció en la oscuridad. Cuando cesó el retumbar de la tierra y la oscuridad dejó de moverse, uno de los tanzanos que se sentaban a mi lado preguntó:

-¿Has visto?

-Sí-contesté, aun medio muerto-.Era un elefante.

-No -repuso-.El espíritu de África siempre se encarna en un elefante. Porque el elefante no lo puede vencer ningún animal. Ni el león, ni el búfalo, ni la serpiente.

Sumidos en el silencio, todos se dirigían a sus respectivas cabañas mientras los chicos apagaban las luces de las mesas. Todavía era de noche, pero se aproximaba el momento más maravilloso de África: el alba.

Hace unos años pasé la nochebuena en compañía de unos amigos en el Parque Nacional de Mikumi, en el interior de Tanzania. La tarde era cálida, agradable, sin viento. En un claro en medio de la selva, sin más protección que el cielo, había dispuestas varias mesas. Y sobre ellas, pescado frito, arroz, tomates y pombe, la cerveza local. Ardían las velas, las antorchas y las lámparas de petróleo. Reinaba un ambiente distendido y agradable. Como suele pasar en África en ocasiones semejantes, se contaban chistes e historias graciosas. Habían acudido allí ministros del gobierno tanzano, embajadores, generales, jefes de clanes. Era más de medianoche cuando sentí que la impenetrable oscuridad –que empezaba justo detrás de las mesas iluminadas- se mecía y retumbaba. No por mucho rato. El ruido aumentaba por momentos, hasta que de las profundidades de la noche emergió un elefante, justo a nuestras espaldas. Ignoro si alguien de entre vosotros se ha topado con uno cara a cara, no en un zoo o en un circo, sino en la selva africana, allí donde el elefante es el terrible amo del mundo. Al verlo, la persona es presa de un pánico mortal. El elefante solitario, apartado de la manada, a menudo se halla en estado de amok y es un agresor frenético que se abalanza sobre las aldeas, arrasando chozas y matando a personas y animales.

El elefante era realmente grande, tenía una mirada penetrante y perspicaz y no emitía sonido alguno. No sabíamos qué pasaba por su tremenda cabeza, qué haría al cabo de un segundo. Tras quedarse parado durante un rato, empezó a pasearse entre las mesas, en cuyo derredor reinaba un silencio sepulcral: todo el mundo, inmóvil, estaba paralizado por el terror. Nadie osaba moverse, no fuera a ser que aquello liberase la furia del animal, que es muy rápido; no hay forma de huir de un elefante. Aunque por otro lado, al quedarse sentada quieta, la persona se exponía a que la atacase; en tal caso moriría aplastada bajo los pies del gigante.

De modo que el paquidermo se paseaba, contemplaba las guarnecidas mesas, la luz, la gente petrificada… por sus movimientos, por sus balanceos de cabeza, se adivinaba que aun vacilaba, que le costaba tomar una decisión. La cosa se prolongó hasta el infinito, durante toda una gélida eternidad. En un momento dado intercepté su mirada. Nos escrutaba pesada y atentamente, con unos ojos que expresaban una profunda y queda melancolía.

Al final, después de dar varias vueltas a las mesas y al prado, nos abandonó: se apartó de nosotros y desapareció en la oscuridad. Cuando cesó el retumbar de la tierra y la oscuridad dejó de moverse, uno de los tanzanos que se sentaban a mi lado preguntó:

-¿Has visto?

-Sí-contesté, aun medio muerto-.Era un elefante.

-No -repuso-.El espíritu de África siempre se encarna en un elefante. Porque el elefante no lo puede vencer ningún animal. Ni el león, ni el búfalo, ni la serpiente.

Sumidos en el silencio, todos se dirigían a sus respectivas cabañas mientras los chicos apagaban las luces de las mesas. Todavía era de noche, pero se aproximaba el momento más maravilloso de África: el alba.

Ryszard Kapucinski. Ébano





Fiesta del Cemento

17 07 2008

 

 

5ª Edició Premis d’Arquitectura d’Eivissa i Formen tera 2004-2007

5ª Edició Premis d'’Arquitectura d'’Eivissa i Formentera 2004-2007

El día 25 de Julio a las 20:30 h tenéis una cita con todo aquello que nos ha dado de comer los últimos años y ha conseguido que muchos de vosotros hayáis firmado una larguísima hipoteca. La fiesta del Cemento se celebrará en la sede del Col·legi Oficial d’Arquitectes de les Illes Balears. Demarcació d’Eivissa i Formentera, C/Pere Tur, 3 Dalt Vila, Eivissa. Ariadna y yo hemos dejado parte de nuestra juventud preparando el proyecto y será culpable de que este verano nuestras vacaciones las dediquemos a pringar.

Todos aquellos que por casualidad estéis en Eivissa ese día, no podéis fallar a los maravillosos canapés (os aseguro que superarán el nivel de los de la boda de Silvia y Carles, sobre todo la crema de atún para sandwich que nos colaron). Los rezagados podrán disfrutar de ella a lo largo del verano ya que dura del 25 de Julio al 26 de Septiembre.

Por un litoral sin costa!

Jandro





Historia de la humanidad ( revisited)

14 07 2008

Querido feto:

cuando la chica de la ecografía ha anotado en el apartado “anormalidades”: “tiene los cojones mas grandes que el caballo de Espartero”, no he podido evitar sentir un escalofrió.

 

No te voy a engañar. Has elegido un mal momento para ser tio. Hace 5.000 años nos íbamos de juerga con los amigos un par de semanas, violábamos a las tías de las tribus de al lado y a la vuelta cázabamos un ñu para justificar a la parienta nuestra “escapadita”. Despues, descansabamos durante dias mientras las hembras nos daban de comer lo que duramente habían recolectado. En los siglos siguientes, las cosas siguieron mas o menos igual…

Pero el jodido siglo XX! es horrible. Las tías se han subido a la parra, trabajan, les tiran los trastos a los tios y no se dan por aludidas cuando les decimos que “no queremos sexo, te prefiero como amiga”. Incluso se permiten la licencia de tener el mando de la tele en sus manos ( intolerable!). En el mejor de los casos, los tios hemos agachado la cabeza: en el peor, acabas convertido en Juan” spontex” Moya

Pero no todo es negativo… un pequeño grupo de irreductibles hombres, que han hecho suyos los principios fundamentales de la amistad, la camadería , el futbol y la marcha perruna, se aliaron creando la organización secreta “Los Entrenos”. Cuando te veas en problemas , simplemente grita” Vamos, los Entrenos”, y Niko, Toni, Pau, Martí , Francesc y compañia acudirán, raudos, en tu ayuda…

 

Por los siglos de los siglos. Amén

 

 





Fotos bodorrio

14 07 2008

Si queréis ver 4 míseras fotos del bodorrio del verano clicad en el enlace.